Hoy en dia nos encontramos con que la industria desarrolla materiales novedosos con más frecuencia y, de vez en cuando, algunos de estos nuevos materiales tienen unas aplicaciones realmente prometedoras en la protección del medio ambiente. Uno de estos ejemplos son los bioplásticos, que cada vez se están extendiendo con más frecuencia y que, de aquí a unos años, podrían llegar a sustituir a los plásticos de un solo uso tradicionales.

Pero… ¿que son los Bioplásticos o PLA?

Como su nombre lo dice, los bioplásticos son un tipo de plásticos que se caracterizan por estar fabricados a partir de materiales orgánicos (de ahí que se denominen con el prefijo “bio”) y que, en consecuencia, son biodegradables. Este tipo de materiales imita al plástico pero, siendo exquisitos en su denominación, no se puede estar hablando realmente de plástico, ya que no se produce a partir del petróleo. Sin embargo, debido a que su uso está destinado principalmente a la sustitución de los plásticos de un solo uso, se han popularizado con este nombre.

Los plásticos de un solo uso son los envoltorios, las bolsas de supermercado, popotes, los cubiertos y vajilla desechables, etc. Estos objetos, que forman parte común de muchas acciones de nuestra vida cotidiana, están fabricados con diferentes tipos de plásticos de la industria petroquímica (los más comunes son polietileno, polipropileno, o ABS y PET entre otros muchos). Estos plásticos no son biodegradables y, en consecuencia, su utilización en este tipo de usos conlleva la generación de una gran cantidad de basura

Por el contrario, el uso de bioplásticos, a pesar de generar la misma cantidad de basura, no conlleva un problema medioambiental, ya que se trata de materiales que se degradan rápidamente en la naturaleza, por lo que no se acumulan en forma de basura.

¿Como se producen los Bioplásticos?

Los plásticos biodegradables son aquellos que están fabricados con materias primas renovables, como trigo, maíz o maicena, aceite de soya, papas, plátanos, etc. Los cuales permiten sintetizar sustancias que, cuando se enfrían, toman el aspecto de un plástico tradicional, pero sin que tenga nada en común con él a nivel molecular.

Dada su forma de producción, estos plásticos sí se biodegradan mediante microorganismos, por lo que pueden reintroducirse en el ciclo natural del medio ambiente en forma de abono orgánico beneficioso para el suelo y con un periodo de tiempo de degradación mucho menor al de los plásticos convencionales.

Estos bioplásticos se fabrican a partir de plantaciones que se producen de forma expresa para tal fin. De este modo, en lugar de destilar petróleo para crear plástico, se cosechan diferentes plantas que, mediante procesos químicos en laboratorio, dan como resultado materias primas útiles para la fabricación de bioplásticos.